Blogia
Periodismo Digital

El afán autodestructor de periodismo peruano

El impase que involucró al programa dominical "Cuarto Poder", de América Televisión, y el presidente Alejandro Toledo, pone en evidencia la feroz competencia que existe entre los diferentes programas periodísticos, que no dejan de aprovechar cualquier oportunidad para atacar al otro.

Más allá del debate sobre la solidez o no de la denuncia del programa "Cuarto Poder", al acusar al presidente de una falsificación de firmas por utilizar la palabra "transcripción" en una reunión grabada, los diferentes medios han utilizado el suceso para volver a atacarse mutuamente.

Así, el programa "En la boca del lobo", de César Hildebrandt -considerado el periodista más influyente según la encuesta Apoyo- enfilò sus baterías contra "Cuarto Poder" y contra el programa "La Ventana Indiscreta" -de Cecilia Valenzuela- por apoyar al espacio de América Televisión.

A lo largo del transcurso de la semana, Hildebrandt atacó principalmente a Cecilia Valenzuela por negarse a acatar las resoluciones del Tribunal de Honor del Consejo de la Prensa Peruana, institución creada por algunos medios impresos de comunicación.

Lo que debe sorprender a más de uno es que Hildebrandt ataca a Valenzuela y ella responde con la misma dureza a pesar de que ambos tienen sus espacios periodísticos en el mismo canal, Frecuencia Latina, de propiedad de Baruch Ivcher.

Caretas, el semanario más antiguo del Perú, también atacó a la Ventana Indiscreta, espacio con el cual tiene un antiguo diferendo por un informe que hizo la revista contra el programa y que luego se comprobó que estaba lleno de falsedades.

Por supuesto, Cecilia Valenzuela no se quedó callada y expuso sus argumentos, mostrándose como la única periodista independiente y ética, cuando lo cierto es que también ha cometido errores y siempre se ha negado a rectificar.

De otro lado, también Caretas utiliza sus páginas para criticar a los diarios Peru 21 y Correo, a los que acusa de publicar reportajes contra el gobierno sin el debido sustento. Los directores de ambos diarios responden señalando que la revista se queja porque ha dejado de ser el medio referente en la prensa peruana.

Si bien Caretas no deja de tener razón en algunas de sus críticas, este semanario ha caído en errores graves, como el informe contra "La ventana indiscreta" y la denuncia contra la entrenadora de aeróbicos Charo Barragán al vincularla con una red de prostitución de modelos que servía a Vladimiro Montesinos.

A otros gremios, como el policial, militar y médico, así como a los parlamentarios, se les ha acusado de tener un "espíritu de cuerpo" equivocado en el que se ocultan y defiende los errores que cometen algunos de los integrantes de su respectivo grupo. El periodismo peruano, en cambio, está en el otro extremo, esperando cualquier error del colega para atacar sin reflexión.

¿Por qué el periodismo peruano tiene un afán autodestructor?. Una respuesta puede ser la competencia feroz por ganar una cuota del mercado peruano, saturado por un exceso de oferta. También está el juego el ego de cada periodista que se considera infalible y a los otros equivocados.

Otras preguntas que quedan por responder son: ¿al ciudadano peruano le interesa los líos entre los periodistas?, ¿no hay temas más importantes que difundir?. No hay encuesta que ofrezca las respuestas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Raquel -

Prelistada en el directorio de Bitacoras.com :)

Puedes añadir una descripción haciendo click en "Añadir bitácora".

Gracias :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres