Blogia
Periodismo Digital

Cautela en los medios de comunicación estadounidenses

No quieren volver a cometer errores. La cobertura electoral en la televisión estadounidense será hoy la de "la noche de la gran cautela", debido al cuidado que han anunciado que pondrán todos los medios en un velada de la que dudan que salga un claro ganador.

Como resumió el veterano periodista estadounidense Walter Cronkite, la cobertura de este 2 de noviembre "es una de las tareas más complicadas que hemos tenido en mucho tiempo".

"De lo único que no tengo duda es de que no podremos conocer el resultado de estas elecciones (en la misma noche)", agregó Cronkite en una entrevista con la cadena CNN.

El resto de los profesionales coinciden con su opinión, preparados para un despliegue donde la única certeza es la cautela que pondrán en su trabajo.

Será la noche de la información más contrastada, donde las cadenas han prometido comparar sus resultados una y otra vez a lo largo de una cobertura de al menos siete horas de información continua y en directo.

Peter Jennings estará con ABC, Dan Rather en CBS y Tom Brokaw con NBC en una retransmisión que se espera pueda prolongarse a lo largo de toda la noche hasta bien entrado el día 3 de noviembre.

El deseo es evitar un patinazo como el de los últimos comicios, cuando en menos de una hora informaron de forma precipitada de la victoria del ex vicepresidente Al Gore en Florida, estado que luego dieron a George W. Bush hasta dejarlo en tablas.

Como resume hoy la revista "Variety", todas las cadenas quieren evitar la vergüenza de tener que explicar sus errores ante el Congreso como tuvieron que hacer en 2000.

Para evitar errores, las cadenas han anunciado que no hablarán de ninguna posible victoria en un estado hasta que no se produzca el cierre de los colegios electorales en ese lugar.

Las principales cadenas informativas de Estados Unidos han creado este año el "Pool" Electoral Nacional, que seguirá utilizando las proyecciones de voto a pie de urna.

Pero esta información estará contrastada con el resultado de las encuestas de intención de voto que se han realizado durante la pasada semana para conocer el destino del voto por correo.

Además, la mayor parte de las cadenas ha indicado el deseo de esperar a los resultados de la primera hora de recuento tras el cierre de los colegios electorales, cuando se recibirán datos más fiables, basados en un pequeño porcentaje de votos ya tabulados.

En el caso de ABC, la cadena ha anunciado que además de todas estas precauciones no piensa ofrecer el nombre de un ganador si el margen de victoria estimado es menor que un 1 por ciento.

La NBC mantendrá a sus analistas electorales aislados de los datos que puedan dar otras cadenas para evitar que la rivalidad provoque cometer errores.

Y en el caso de CBS, la cadena ha prometido que explicará a sus espectadores el funcionamiento de su mesa de decisiones.

"Queremos que quede muy claro de dónde viene cada una de nuestras informaciones para que no se piensen que salen de una bola de cristal", declaró Kathleen Frankovic en nombre de la CBS.

Buenas intenciones que están reñidas con el escándalo vivido en CBS durante esta campaña cuando la cadena difundió un informe sobre el presidente George W. Bush del que tuvo que retractarse.

Mientras CBS y ABC realizarán su cobertura desde sus estudios habituales, la cadena NBC ha situado su centro de operaciones en un podio frente al Centro Rockefeller, en Nueva York.

En el caso de CNN, la cadena de cable ofrecerá su información desde el centro Nasdaq, dedicado a la información bursátil en Times Square, donde hará uso de 96 pantallas de vídeo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres